El trastorno de ansiedad por separación puede aparecer tanto en niños como en adultos al separarse de una figura de apoyo significativa y/o al quedarse solos. 


Es importante diferenciar entre la ansiedad por separación y el trastorno de ansiedad por separación. Cuando hablamos de ansiedad por separación nos referimos a una respuesta emocional normal que aparece durante una etapa de desarrollo del niño (6-8 meses) en la que experimenta malestar al separarse de sus figuras de referencia (generalmente los padres). Esta respuesta es necesaria para aprender a estar solos y desarrollar estrategias adaptativas.


Sin embargo, cuando esta respuesta emocional no es adaptativa y el nivel de ansiedad es muy elevado e inapropiado para su nivel de desarrollo, nos referimos a trastorno de ansiedad por separación. 
En los niños, para referirnos al concepto de trastorno, la ansiedad y las conductas de evitación deben persistir al menos cuatro semanas. Los niños suelen manifestar el malestar mediante problemas de conducta y los adolescentes lo suelen verbalizar.

Mientras que en adultos, es necesario que aparezcan durante al menos 6 meses.


-    Los síntomas principales de este trastorno son:

-    Malestar excesivo al anticipar la separación de las figuras de referencia o del hogar.

-    Preocupación excesiva y constante por la posible pérdida de alguna figura de apoyo. También existe preocupación elevada por prever que esta persona pueda sufrir alguna enfermedad o morir.

-    Conductas de evitación. Evitan salir de casa, el colegio o el trabajo por miedo a la separación. También existe evitación de situaciones de soledad y evitan dormir fuera de casa o lejos de la figura de apoyo.

-    Conducta de queja relacionada con síntomas físicos cuando se anticipa la separación o cuando ésta se produce. Por ejemplo: cuando la madre se va a trabajar y se separa de su hijo, éste refiere tener dolor de cabeza, vómitos...

-    Pesadillas recurrentes relacionadas con la separación.

El malestar que provoca este trastorno es significativo y afecta a las áreas principales de la vida del paciente, por lo que se recomienda buscar ayuda ante la aparición de los primeros síntomas.